La Peste: la serie más contagiosa hecha en Mistika


Mistika ha estado presente en todos los momentos de la creación de la serie  producida por Atípica Films y Movistar+, La Peste: “Desde la pre-producción, realizando todas las tareas de visionado, corrección de color, pruebas de cámara, LUTS y etc,” explicó Juan Ventura, Supervisor de FX, Compositor y Colorista de la serie La Peste.

Retocando color en tiempo real con Mistika

También toda la revisión y supervisión de VFX se realizó en Mistika. “Gracias a sus herramientas de composición, podíamos tratar la imágen con distintas capas de mattes, retocar el color hasta el más mínimo detalle y todo en tiempo real. Mistika fue esencial también a la hora del masterizado final del proyecto,” destacó Ventura.

La contribución de Mistika en el proceso creativo de la serie fue fundamental. Dice Ventura que fue primordial poder ver todo el proceso en tiempo real, pruebas de LUTS, visionado de VFX, pre-etalonaje de secuencias o planos que por su complejidad se necesitaba ver un resultado final inmediato. Cualquier visionado durante y después del rodaje se realizaban en Mistika.

En opinión de Ventura, los beneficios que ofrece Mistika con respecto a otras herramientas de postproducción son importantes. “Una de las principales ventajas, además de realizar todo en tiempo real, sea cual sea la resolución y características del proyecto, es el poder tener una Timeline en la que puedes trabajar múltiples correcciones de colores, mattes etc. Tener la libertad de utilizar herramientas de composición que complementan la corrección de color, poder retocar cada aspecto del proyecto en un mismo espacio libera de las antiguas ataduras de las capas de VIDEO-AUDIO.”

 

Mistika abre puerta a la creatividad

Para Ventura la tecnología de Mistika fue clave para conseguir un buen resultado. Su potencia radica en la mezcla de todas las herramientas que pone al alcance del colorista. “Toda su tecnología nos da libertad y creatividad a la hora de realizar cualquier proyecto, sea cual sea su complejidad, resolución y calidad.”

Sin duda, postproducir La Peste fue un enorme reto para Juan. “Uno de los retos fue mantener todos los detalles en sombras al ser una serie en la que la iluminación utilizada fue en su mayor parte natural. Natural ya que se utilizaron velas, candiles, pebeteros etc. Queríamos dar al espectador la sensación de cómo se vivía en ese siglo, esa oscuridad real, ese ambiente sucio que envuelve toda la serie. Otro de los retos fue la reconstrucción digitalmente de la Sevilla del Siglo XVI, ya que de la época quedan muy pocos edificios o localizaciones que se pudieran utilizar”.

Sobre la serie La Peste

“Vive la decadencia de una de las ciudades más importantes y ricas de la época.”

En la segunda mitad el Siglo XVI, Sevilla era la metrópoli del mundo occidental. Puerta de acceso de América en Europa. Ciudad donde la riqueza florecía con facilidad gracias al comercio internacional, al oro, la plata; a la convivencia de nacionales y extranjeros: cristianos, judíos conversos, moriscos, esclavos, libertos, pícaros, ladrones, prostitutas, nobles y plebeyos. Pero también era una ciudad de sombras por la desigualdad, las hambrunas, inundaciones y epidemias. Durante una plaga de peste negra, un ex militar – Mateo – regresa, honrando su palabra, para encontrar y sacar de la ciudad al hijo de un amigo fallecido. Mateo tuvo que huir de la ciudad para salvar su vida. La Inquisición le condenó a muerte por imprimir libros prohibidos. Antes de conseguir su objetivo, Mateo es arrestado por los alguaciles del Inquisidor, quien promete perdonarle la vida a cambio de resolver una serie de crímenes con tintes diabólicos que se están produciendo en Sevilla.

Una investigación a vida o muerte en un entorno de represión pública y hedonismo privado; de misticismo y caos; de conventos relajados y burdeles reglamentados; de cárceles como escondite, de hospitales como tumbas; de traiciones y lealtades.


Información adicional: Melanie Diaz (mdiaz@sgo.es) y  Eva Panjan (epanjan@sgo.es).

Related Posts